¡Hola a todos!

Mucho tiempo sin escribir en el blog, pero el día de hoy he decidido hacerlo nuevamente, han pasado muuuuchos eventos y proyectos que me gustaría compartirles, empezaré platicándoles de la hermosa mesa de dulces que creamos para el compromiso de Karen y Julio César.

Karen es bride-to be (se casa este Diciembre 🙂 ), y hace algunos meses acudió con nosotros con una idea concreta de lo que le gustaría como tendencia de decoración en su cena de compromiso, y bueno, ya saben, a nosotros nos encanta hacer realidad las ideas ❤. Finalmente, ya con una paleta de color, y un estilo decidido, empezamos todos los preparativos para su montaje: desde la creación de los gráficos, las flores gigantes en tonos neutros, la elección de la cristalería, y la elaboración de todos los detalles en papel.

Las bodas y todo lo relacionado con ellas tienen un no-se-qué que enamora (la pedida, el compromiso, la despedida de soltera y todooo lo demás), toda esa emoción, tantos preparativos, de verdad que es uno de los eventos en los que más nos gusta colaborar. Bueno, sin más blah, blah, les comparto algunas fotos del resultado:

 

Aquí una foto en la que se aprecian todos los elementos: desde los muebles creados especialmente para esta ocasión (los módulos minimalistas del lado derecho), el back decorativo de flores gigantes con detalles en dorado metálico, el arreglo floral y la colocación de los dulces, saladitos y postres que eligieron:

Detrás de todos estos detalles hay un equipo con manos mágicas y mucho gusto por el diseño 🙂

Además, ¡¿como no amar la preciosa vista desde el Sky Lounge del Hotel Emporio?! Una vista única del puerto de Veracruz.

 

¿Que te parece la insignia de la pareja en tono oro como detalle central del mobiliario? Un detalle elegante y romántico.

Los futuros novios quedaron muy felices con el resultado, y nosotros también!! 😉
Ponemos el corazón en cada evento y eso es algo que al final se percibe,  gracias siempre por hacernos formar parte de sus días especiales. ¡Hasta la próxima!

Beatriz- Big Day Studio

 


La invitación de tu boda, es la primera impresión y el anuncio de manera formal a tus familiares y amigos de tu gran día, y es desde ese primer momento que tus invitados podrán darse una idea del tipo de celebración al que están invitados.

La mayoría de nuestras novias o parejas de novios llegan con una idea clara de que tipo de invitación o diseño quieren, ya que toman ideas de la web, tendencias de colores, estilos, y temáticas como inspiración para las suyas, pero un número considerable también llega en blanco o sin una idea definida a nuestro estudio.
Si eres de las segundas tenemos 3 preguntas súper básicas que serán muy útiles para definir tu estilo y hacer más fácil tu pedido.

¿Qué debes saber antes de pedir tus invitaciones?

1.¿Qué tipo de evento quieren o están llevando a cabo?

Aquí es donde la pareja define si desea una celebración formal (colores neutros, mucho blanco, estilo conservador, etc), casual (banquetes alternativos, colores vivos, tendencias) o si en específico tienen alguna temática para su evento (boda destino, boda en playa, tendencia mexicana, boho chic, etc.). Además de si será una celebración en el día o nocturna.

Además en este punto puedes definir el tipo de redacción que llevará tu invitación, algo muy formal y conservador apegado a un estricto protocolo, o un texto relajado, casual y hasta divertido.

Estilo celebración formal:

Estilo moderno:

Un estilo muy casual y relajado:

2.¿Cuántos invitados tienes en tu celebración?

Este punto es primordial para el presupuesto destinado a tus invitaciones, ya que eso definirá cuantas piezas necesitas, en los eventos hay una fórmula que en casi todas las fiestas aplica que es: número total de invitados entre 2 más 10 piezas extras.

3.¿En que fecha necesitas entregar tus invitaciones?

Las invitaciones deben de entregarse entre 6 y 12 semanas antes de tu boda. Mientras más te tardes, más probabilidades hay de que tus invitados ya hayan adquirido otros compromisos y que A) no asistan o B) los pongas en la difícil situación de decidir y quedar mal con alguien más. Por ello tienes que tener bien definidas tus fechas y considerar el tiempo de elaboración y producción con el profesional que las creará, lo ideal es que elabores tu pedido con una anticipación de 6 a 3 meses a la fecha de tu celebración.

El planear con tiempo y cuidado tus invitaciones también te ahorrará dinero ya que te evitará pagar extra por servicio exprés, que aunque muchos estudios si lo manejamos, no ayudará a tu presupuesto total.

Algunos tips que debes de saber:
1) Invita a un 20% más de la capacidad de la boda, ese es el porcentaje estimado de inasistencia.
2) De la semana 6 a la semana 4, haz confirmación telefónica de asistencia.
3) Si al confirmar no recibiste las cancelaciones esperadas, deberás hacer ajustes de capacidad y nunca desinvitar a nadie.
4) Si te cancela más gente de lo esperado, realiza ajustes invitando a las personas que quedaron fuera de tu primera lista, con un mes de anticipación.
5) ¡Cuidado con mandar invitaciones de último momento! Harás sentir a ese nuevo invitado como de segunda categoría, pues seguro lo contemplaste porque alguien de primera te canceló.
6) El porcentaje de no aparición el día del evento es de un triste 5% de tu lista de confirmados.

• La invitación va dirigida de manera personalizada y anteponiendo las abreviaturas de tratamiento correspondientes (Sr. Don, Sra. Doña, Srta.).

Si se trata de un matrimonio o una familia, la costumbre es dirigirla al hombre y extenderla a los acompañantes (Sr. Don Juan Hernández y Sra., Sr. Don José Fernández y Fam.). Si se trata de un noviazgo u otro tipo acompañante, no se extiende la invitación, únicamente se meten dos boletos para la recepción. Por cierto, invita a las personas con pareja aunque sean solteras. La única forma de no hacerlo es porque sabemos que el invitado es parte de un grupo que irá en la misma situación y no estará solo.

La invitación debe contener la siguiente información:

1) Nombres completos de los padres. En caso de haber fallecido se pone una cruz o las siglas Q.E.P.D junto a su nombre.
2) Nombres de los novios sin apellidos.
3) Datos de lugar, fecha y hora de la ceremonia religiosa o civil.
4) Nombre de la autoridad religiosa o civil que impartirá la ceremonia.
5) Boletos para la fiesta con dirección, código de vestimenta y teléfono para confirmar asistencia bajo las siglas R.S.V.P. No se pone fecha pues se da por entendido que será el mismo día y en horario posterior a la ceremonia. De no ser así, especificarlo. En el código de vestimenta procura que todos la entiendan y no te pongas creativo. Limítate a Etiqueta Rigurosa, Etiqueta, Formal y Coctel. Puedes hacer especificaciones del tipo Formal Playa u Hombres Guayabera.
6) Información sobre mesa de regalos. Si se omite, se da por hecho que habrá mesas en las tiendas departamentales más comunes o que no habrá mesa de regalos.
7) Un buen detalle es incluir un mapa con indicaciones para llegar a la ceremonia y festejo.

Al armar tu mesa de regalos piensa en artículos para todos los presupuestos y sepáralos por rangos de 200 o 500 pesos (Ej. artículos de 600, 800, 1000, 1,500… 9,500, 10,000…). Pon el suficiente número de artículos en el rango que consideres será el más común. Piensa que un buen regalo de bodas debe valer lo mismo (o mínimo la mitad) que lo que te costó a ti el cubierto por invitado. De hecho, haz la lista de regalos pensando más en cantidades que en los artículos, pues la gran mayoría de las tiendas lo que hacen es abonarte el dinero para que después lo uses a menos que indiques que quieres que te los envíen a domicilio.

Poner en la invitación datos de una cuenta bancaria para que depositen es entendible en algunas situaciones. Si es tu caso, hazlo saber en la invitación. Ej: “Debido a que por la Maestría nos iremos a vivir fuera no tenemos mesa de regalos. Ponemos a tu disposición la cuenta XXX ¡Muchas gracias!”

En segundas nupcias por divorcio no se pone mesa de regalos. Si para alguno de los novios sí es su primera boda, únicamente se anexa información de mesa de regalos a las invitaciones de su lado.

Finalmente… ¿Planeas casarte fuera?


Si tu sueño es una boda en la playa, en un pueblo mágico, en una hacienda en otro país,  es muy respetable, pero ten en cuenta lo siguiente:

1) 12 semanas es lo mínimo para mandar invitaciones pues tus invitados deben hacer preparativos de viaje. Si es en otro país, llévalas a 24.
2) Piensa que el porcentaje de inasistencia a estas bodas se aumenta hasta el 40%.
3) Debes garantizar transporte, hospedaje y logística de llegada y regreso de la boda para todos tus invitados, por lo que deberás hacer convenios con transportistas y reservaciones múltiples de hotel.
4) Considera hacer una recepción una noche antes de la boda (con la desventaja de que muchos llegarán crudos al día siguiente) y una tornaboda.
5) El regalo ante el capricho de casarte fuera ¡es que la gente asista a tu boda!, por lo que no pienses en indignarte si alguien no te mandó regalo cuando ya invirtió en vuelos, hoteles y demás.
6) Una buena idea es hacer una página web con recomendaciones y solución a posibles dudas.
Esperamos que esta información te haya sido útil, si conoces a alguien que está planeando su boda compártele esta información.
¡Gracias por leernos!


¡Hola a todos!

Después de un laaaargo tiempo sin escribir en el blog me encuentro muy feliz de reactivarlo nuevamente, pasé mucho de este tiempo pensando en un primer tema porque quería hacerlo de una manera especial (los retornos son dignos de celebrarse, no creen?! ) y en un día de esos, mientras reflexionaba-trabajaba en la oficina, me vino una especie de revelación: ¡el primer post podía ser de la boda de mi amiga Carla, para quien con mucho amor elaboramos sus invitaciones de boda!.  Y sí, me convencí, me fascinó para esta re-inauguración, así que, con el permiso de la novia (Carlita, mil gracias) les compartiré algunas de sus fotos.
Algo que me encanta de mi trabajo es participar de las historias de amor reales, y es algo que Big Day Studio me permite hacer, contribuir a que con nuestra labor cada detalle de tu gran momento sea más placentero, y que hasta lo más pequeño sea como lo has deseado.
Sin más preámbulo les presento a Carla y Omar: ella, bióloga-misionera, él, bibliotecologo, se conocieron durante una actividad misionera al norte del país y pues, el amor les llegó 🙂

Cuando Carla me contó que se casaba me emocioné mucho, y más aún porque yo le haría sus invitaciones y eso me apasiona jaja!!
Ellos querían algo relajado y boho, además de un lettering o un diseño tipográfico y un texto bíblico que para ellos tiene gran significado y peso en sus vidas.
Nosotros les propusimos plasmar su idea en cartulina tono tierra, acabado mate, con un estilo boho-floral en el cintillo exterior (un hermoso estampado de flores), y al interior una foto que reflejara su esencia como pareja.
¡Nos encantó el resultado! Una invitación tan única como ellos..

No me canso de decirlo, tus invitaciones de boda, su texto, diseño y colorido deben reflejar la esencia de tu personalidad y como pareja, por ejemplo: estilo conservador-formal, bohemio-relajado, divertido y original, elegante y sobrio, además de estar acorde al tipo y lugar de tu celebración.
Aquí una imagen del arreglo tipográfico casual, fresco y relajado que creamos para Carla y Omar:

Y aquí, una imagen de mi teléfono, con una versión diferente de material en el cintillo floral  🙂


La boda además tuvo detalles muy significativos para los novios, estas fueron unas tarjetitas que elaboramos para que colocaran en algunos espacios y regalos:

Este cuadro de deseos fue un regalo que una amiga de ella creó para ellos ¡Quedó muy hermoso y súper significativo!.

Para cerrar les comparto una foto del final de su ceremonia ❤  ¡Que vivan los novios!


Y así termina mi primer post, en breve el siguiente 😉  más historias, tips, o simplemente contarles nuestro día a día.
Carla y Omar: gracias por su confianza depositada en mí.

¡Y a ustedes, gracias por leerme!

Beatriz-Big Day